Comparte con tus amigos..

¿Qué entendemos por organización de la sociedad civil?

Antes de avanzar, deberíamos acordar qué entendemos por organización de la sociedad civil (OSC). En principio, aclaremos que el término OSC es una de las posibles formas para nombrar este tipo de instituciones, también conocidas como organizaciones no gubernamentales (ONG), organizaciones sin fines de lucro (OSFL), etc. Esta publicación retoma el término organizaciones de la sociedad civil, ya que es una definición que pone el foco en el aspecto distintivo y positivo de este tipo de organizaciones y es el sugerido por la Organización de Naciones Unidas (ONU). De la misma manera, al conjunto de OSC se lo conoce como tercer sector, sector sin fines de lucro o sector social. En este material utilizaremos esta última denominación, aunque todas las demás son válidas y están sumamente difundidas. Pero ¿qué son las organizaciones sociales? Para empezar a adentrarnos en el tema, nos valdremos de la siguiente definición:

Sector Social
“Red de asociaciones independientes de ciudadanos que defienden sus derechos y reconocen sus propias responsabilidades en el complejo, rico, heterogéneo y desafiante proceso de resolver los problemas e intereses comunes y alcanzar las aspiraciones colectivas.”

Temáticas a la que se va a abocan

Así es que nos referimos a organizaciones cuyos objetivos son atender problemáticas sociales, contribuir al bienestar, transmitir valores y reflexionar acerca de la sociedad. Tal es la lógica del sector social. Las OSC actúan, sienten y viven bajo valores propios; sueñan con su naturalización o incorporación como bienes, como capital para construir otra sociedad.

Repasemos las características principales de las organizaciones sociales. Como forma de incidir en la sociedad, cada OSC determina la temática a la que se va a abocar:
educación, trabajo, vivienda, salud. Además, tiene definidos sus destinatarios y adscribe a una modalidad específica de intervención para llevar adelante su trabajo: de asistencia directa, de segundo grado, de investigación, de asesoramiento, de capacitación, de financiamiento.

Más allá de estas caracterizaciones, lo que identifica a una organización o proyecto social es, sobre todo, su objetivo de cambio social. Transformar la realidad implica que hay una situación injusta, no deseable para cierto grupo de la sociedad y que hay quienes creen que debería ser de otra manera. Y no solo eso: se ocupan de que ese cambio ocurra.

Trabajar para la transformación social es hacer un aporte en pos de una sociedad más justa y equitativa, tanto en términos simbólicos como materiales.

El aspecto material es lo más concreto: que todas las personas tengamos acceso a una vivienda digna, a un trabajo, al alimento para nosotros y nuestras familias. Cuando hablamos de términos simbólicos nos referimos a los aspectos menos tangibles, pero sumamente importantes para que haya verdadera inclusión e igualdad de oportunidades: educación, acceso a la información, libertad de expresión, no discriminación. En este proceso de transformación social será clave reflexionar acerca del lugar que se le da al destinatario de la organización, para tomar conciencia de que la posibilidad de cambio sostenido en el tiempo se logra con el empoderamiento de las personas; no suele ser suficiente la sola satisfacción de una necesidad en un momento concreto. Por lo tanto, el rol que tengan “los otros” en los proyectos que una organización lleve adelante resultará fundamental para garantizar que el cambio sea duradero. Ahora que pusimos en común la visión sobre el sector social y sus objetivos, volvamos a la comunicación y sus distintas maneras de entenderla.

Espero que este artículo te haya resultado útil.

Categorías: blogEmpoderarte

cuidartemas

Fundador de la Red.

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *